Móviles en el colegio, ¿se deberían prohibir?

La utilización de dispositivos móviles por parte de los niños y niñas es un tema que genera debate y preocupación. El eterno debate de desde qué edad debería contar un menor con un móvil ha ramificado en posibles leyes o normas que prohibirían su uso en colegios. ¿Cuándo deberíamos entregarle a un niño un móvil? ¿Serviría de algo prohibir su uso en colegios o podría ser incluso contraproducente? Estos temas son los que abordaremos en el siguiente artículo.

¿A partir de qué edad debería acceder un niño o niña a su primer móvil?

El acceso a dispositivos móviles, como smartphones y tabletas, se ha extendido rápidamente entre los niños y las niñas. Estos dispositivos ofrecen una amplia gama de herramientas y recursos, desde juegos y entretenimiento hasta acceso a información y comunicación. Sin embargo, su uso excesivo y poco controlado puede tener consecuencias negativas en su desarrollo.

Es importante considerar la edad de los niños y las niñas al decidir cuándo darles su propio móvil. Los expertos en psicología infantil sugieren que los dispositivos móviles pueden ser introducidos de manera gradual y supervisada, adaptándose al nivel de madurez y responsabilidad del niño. De todas formas si tuviéramos que poner una edad sería entorno a los 13 años, ya que antes no tienen la capacidad suficiente de poder hacer un buen uso del móvil.

Es fundamental establecer límites claros y educar sobre un uso adecuado y seguro de la tecnología desde una edad temprana. El acceso constante a la tecnología y las redes sociales puede llevar a comportamientos problemáticos, como el exceso de tiempo dedicado a pantallas, dificultades para controlar su uso y aislamiento social.

La dependencia tecnológica puede afectar negativamente el bienestar emocional y mental de los niños y adolescentes. Es por ello que es fundamental promover un equilibrio entre el uso de dispositivos móviles y otras actividades, como el ejercicio físico, la interacción social, el juego al aire libre y la lectura. Además, se recomienda estar atentos a señales de dependencia o adicción y buscar apoyo profesional si es necesario.

Los padres como modelos de comportamiento

Los niños aprenden principalmente a través de la observación y la imitación de sus padres. Por lo tanto, es fundamental que los adultos den ejemplo y muestren un uso responsable de los dispositivos móviles. Limitar nuestro propio tiempo de pantalla y evitar distracciones durante momentos familiares es crucial para establecer una relación saludable con la tecnología.

No se nos puede olvidar que como padres y madres somos modelos de nuestros hijos, por lo que el uso que le hagamos al móvil es el que ellos harán a los suyos. Si somos personas que van por casa todo el rato con el móvil encima, nuestros hijos harán lo mismo y poco podremos corregir al respecto. Como madre o padre deberíamos evitar dormir con el móvil al lado, para favorecer que tus hijos vean comprensible que el móvil no debe estar en la habitación. 

Además, es importante comunicarse abierta y honestamente con los niños sobre los usos adecuados de los dispositivos móviles y los posibles riesgos asociados. Explícales los peligros potenciales, como el acoso en línea o la exposición a contenidos inapropiados, y enséñales cómo protegerse y actuar de manera segura en línea.

Prohibir el móvil en entornos escolares, ¿serviría de algo?

En España, en relación al uso de móviles en menores, no existe una legislación específica a nivel nacional que prohíba su uso en colegios. Recientemente, se han difundido noticias sobre posibles prohibiciones del uso de móviles en colegios a nivel nacional. Estas medidas buscan fomentar un entorno educativo libre de distracciones tecnológicas y garantizar la concentración y el rendimiento académico de los estudiantes.

Es importante destacar que estas noticias aún no se han materializado en leyes o reglamentos vinculantes a nivel nacional, pero revelan una tendencia hacia una mayor regulación en el uso de dispositivos móviles en el entorno escolar. Algunas propuestas sugieren la prohibición total de su uso durante la jornada escolar, mientras que otras plantean regulaciones más flexibles, permitiendo su utilización en situaciones educativas específicas y bajo supervisión.

En nuestra opinión, se debería prohibir el uso del móvil en el colegio o por lo menos que en las clases no se pudiera tener acceso a él, como no se debería tener acceso tampoco durante la jornada laboral ya que en muchas ocasiones es un mero distractor. Tenemos que tener en cuenta que el acceso inmediato a través del móvil reacciona de una forma adictiva ante las y los niños que interfiere en su desarrollo y concentración.

Te recomendamos leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola 👋 ¿Necesitas hablar?
Hola 👋 ¿Necesitas hablar?
Elige la opción de contacto que más se adapte a tus necesidades, llamada o WhatsApp.

Estaremos encantadas de atenderte por cualquiera de ellas.